CategoriesTribu cervecera

ABV, alcohol en la cerveza ¿cómo surge?

ABV_CERVEZA

El contenido de alcohol en una cerveza es muy importante. Todo chelero quiere conocer cada detalle sobre su chela, y la cantidad de alcohol no es la excepción.

El porcentaje de alcohol impacta en el cuerpo y sabor de la cerveza, pero ¿cómo se controla ese porcentaje? ¿De donde surge el alcohol en la cerveza? Empecemos aclarando el significado de las siglas ABV.

¿Qué es el ABV (Alcohol By Volume)?

El ABV se refiere a la porción total de alcohol del volumen completo de un envase. Se trata de la medida estándar internacional que define cuánto alcohol hay en determinado volumen de una bebida. El porcentaje de alcohol de una cerveza se calcula al comparar la densidad del alcohol con la densidad del agua.

El estilo de cada cheve involucra un porcentaje de ABV diferente, por ejemplo las American Stout, Saison o Fruit Lambic suelen contener un bajo porcentaje de alcohol, mientras que las Imperial Stout, Barleywine o las Eisbock, suelen ser las de mayor ABV. Los estilos cerveceros más comunes en México, Pilsner y Vienna, no pasan del 6% de ABV.

¿Cómo surge el alcohol en la cerveza?

Surge durante la fermentación, donde las levaduras convierten en alcohol los azúcares fermentables del mosto. Dependiendo de la levadura usada, el tipo de malta, el método de fermentación y otras variaciones en ingredientes y temperatura, se obtiene el volumen de alcohol deseado, según el estilo de cheve que se quiere crear.

¿Cómo se aumenta el porcentaje de ABV en la cerveza?

Existen diferentes formas para aumentar los azúcares fermentables del mosto y obtener una cerveza más alcohólica:

1. Aumentar la cantidad de malta: Dentro de la gran variedad de maltas que existen, algunas contienen más azúcares fermentables que otras.

2. Usar cristales de azúcar cande: El azúcar cande o candy es uno de los ingredientes típicos de las cervezas belgas. Le da un sabor especial a la cerveza, además de favorecer su carbonatación y aumentar su graduación alcohólica.

3. Añadir frutas durante la fermentación: Los azúcares de las frutas alimentarán más a la levadura, alargando la fermentación y obteniendo un mayor volumen de alcohol. Esto dependerá de la cantidad y tipo de fruta.

4. Añadir miel o melaza: la miel y la melaza contienen gran cantidad de azúcar. Si se añaden al final del hervido se obtendrá una gravedad original más elevada.

Ahora que ya conoces un poco más del alcohol en las cervezas, no olvides compartir este dato chelero con tus amigos y darnos follow en instagram para seguir conociendo más del mundo de la cheve artesanal.