Foto: Facebook Cervecería de la CostaCategoriesTribu cervecera

Sol, playa y una chela de La Costa

El ir y venir de las olas, la arena pegada a la piel, el sabor a sal, el sol abrazándote y ese calor que, en lugar de molestar, revitaliza (o al menos a la mayoría eso le provoca). Sí, para muchos sus vacaciones ideales son al lado del mar, en compañía de sus amigos o su familia; y cuando no están ahí, añoran regresar…

Por supuesto, en esas visitas a la playa no puede faltar la cerveza y qué mejor que sea una cheve ligera, refrescante y de buena calidad. Cervecería de la Costa nace en Colima, en diciembre de 2015, con una cerveza que cumple con todas esas características; pero también nace con un objetivo: convertirse en la chela artesanal que los mexicanos tengan en mente y consuman al pensar o estar en la playa.

“Tenemos la esencia de que somos gente muy de playa y eso queremos transmitir. Todas las cervezas que producimos son artesanales, ligeras, muy bebibles y son para tomarlas en un día de playa. Buscamos estar presentes cuando las personas están disfrutando de la playa; pero también buscamos evocar esos momentos de paz y felicidad que la gente ha vivido cerca del mar, aunque no estén precisamente ahí cuando la tomen”, menciona Cristina Ramírez, jefa de marketing de Cervecería de la Costa.

Y es que, como cuenta la propia Cristina, todas las personas han experimentado la playa de forma distinta, y no importa que tan diferentes sean esas vivencias, Cervecería de la Costa se ha propuesto que en cada trago de chela la gente disfrute más su estadía en el mar o recuerde esos buenos momentos. “Hay gente que va a surfear, hay gente que nada más va a sentarse frente al mar a leer, a otros les fascina asolearse; pero al final del día, uno siempre es feliz y está a gusto en la playa, y eso es lo que queremos transmitir, además de evocar tu experiencia personal con cada una de nuestras cervezas”.

Las chelas playeras

Así como su sabor y frescura buscan que las personas las relacionen con la playa, tanto los nombres como las etiquetas de sus cervezas están orientadas a lograr ese mismo objetivo.

Dentro de su propuesta chelera, Cervecería de la Costa cuenta con:

  • Costera, la consentida de la casa por ser la primogénita. Una cerveza blonde ale de aroma dulce maltoso con sutiles notas florales y cítricos, en momentos dominado por la cebada finamente seleccionada y destellos tropicales de lúpulo, de sabor suave y ligero. Su nombre hace referencia a la costa y en su etiqueta presenta una imagen relacionada también a este término.
  • Mareta, una lager nacida en 2018. Resalta y engrandece los aromas y sabores de sus ingredientes evocando tonos cítricos y herbales en cada trago. Es la más refrescante y está diseñada para aquellos que gustan de tonos más potentes, sin dejar de recibir sutiles aromas florales que resaltan su perfil tropical. Has de saber que su nombre significa “movimiento de las olas del mar cuando empiezan a levantarse con el viento” y, por supuesto, en su etiqueta se pueden puedes ver esas olas.
  • Caleta, una beach day IPA, 100% tropical y que apenas fue lanzada en 2020. Se caracteriza por ser sumamente refrescante, ligera y fácil de tomar, sabor afrutado y sutiles tonos florales con sorprendentes guiños de una malta robusta. “Entrada de mar, más pequeña que la bahía” es lo que significa su nombre y en su etiqueta se representa.

“Existen dos tipos de fermentaciones, ale o lager. En el caso de nuestra marca, el tipo ale siempre se va a distinguir porque la etiqueta viene en una base dorada, y si es lager, viene en una base que es plata”, señala Cristina.

El año del coronavirus: el momento para crecer

Como muchas empresas en México y en el mundo, la pandemia resultó ser para Cervecería de la Costa todo un reto; sin embargo, han logrado mantenerse e incluso darse la oportunidad de probar nuevas estrategias para seguir creciendo.

“En marzo de 2020, empezamos la construcción de nuestra planta cervecera porque anteriormente no maquilábamos nuestra cerveza; pero ya ahorita, desde octubre del año pasado, tenemos toda la producción. Prácticamente inició la pandemia y a los dos días ya comenzamos la construcción. Tuvimos muchos retos porque al principio todo el mundo estaba en su casa, nadie salía a trabajar y hubo una serie de limitantes que jamás hubiéramos imaginado. También, el equipo de producción estuvo un montón de tiempo detenido. Aparte de esto, fue muy poco tiempo para construir y empezar a operar”.

Además de los obstáculos en la construcción de la planta cervecera, Cristina menciona que al mismo tiempo que la covid irrumpía en todo el mundo, ellos estaban lanzando su cerveza Caleta; y conforme la pandemia progresó, la incertidumbre acerca de la venta de alcohol, aunada al cierre temporal de los restaurantes, provocaron que el equipo de Cervecería de la Costa aplicara estrategias que nunca habían puesto en práctica y que tampoco habían contemplado:

“Los restaurantes estaban cerrados y nosotros les vendíamos barriles, así que teníamos que ver cómo le hacíamos con esa parte. Empezamos con el servicio a domicilio, funcionó bien y ahora ya contamos con un punto de venta. Como estamos enfocados en poder compartirte la experiencia de la playa, en nuestra tienda tenemos a la venta la boya y boyita, para que puedan llevar la playa a cualquier lugar, rellenándola con nuestra refrescante cerveza de barril. Además, esto ayuda a minimizar el impacto ecológico con envases retornables (Boya 64 oz /Boyita 32 oz).

Boya

Y Cervecería de La Costa continúa echándose para adelante, pues vienen nuevas etiquetas y lanzamientos, cervezas de temporada (que es algo en lo que ya están buscando incursionar), dinámicas que los acerquen más a sus consumidores y proyectos sociales. “A partir de marzo, iniciamos una colaboración con Surfeando Sonrisas, que son clínicas para niños con discapacidad, a esos niños los apoyan para que practiquen un deporte acuático. Cervecería de la Costa se siente muy identificada con la causa y llevábamos mucho tiempo buscando un proyecto en el que pudiéramos colaborar y que encajara con lo que nosotros queremos”.

Por ahora, están vigentes dos campañas: la primera es Mar, en la que artistas locales intervienen alguna pieza o producto de la Cervecería, como playeras o growlers, y el 100% de las ganancias obtenidas de esos artículos es destinado para Surfeando Sonrisas. “Por ejemplo, estamos vendiendo boyas de 1,89 litros que fueron pintadas a mano por una tatuadora de Colima”. Y la segunda campaña consta de un centro de acopio en el que reciben donaciones de equipo acuático, el cual es entregado posteriormente a los niños de las clínicas para que inicien su aprendizaje de algún deporte.

“Una de las mejores cosas del mundo cervecero es que la gente se interesa por saber del producto, saber qué hay detrás. No hemos podido recibir a nadie en la planta por lo de covid; pero esperamos pronto poder tener a todos esos seguidores de la cervecería en ella, tener ese contacto y esa cercanía de que vean de dónde sale la cerveza y cómo la estamos haciendo”, finaliza Cristina.

Si quieres probar todas las chelas de Cervecería de la Costa, visítanos en Cebada Store Station (José Guadalupe Montenegro 1975, Col. Americana, en Guadalajara) o mándanos un WhatsApp al 33 2545 3442.