CategoriesTribu cervecera

Río de Lumbre: la chela inspirada en el Volcán de Fuego

Cervecería de Colima se distingue por ese orgullo colimense que quieren compartir con todo México – y también con el extranjero- por medio de sus chelas; por algo su eslogan reza: “Nos gusta mucho ser de aquí”.

Cada una de sus cervezas guarda una relación muy cercana con la esencia del estado de Colima; está inspirada o habla de algo característico de esta ciudad cercana a la costa del Pacífico. Además, todas buscan ser refrescantes, ya que el calor húmedo y sofocante que impera en la entidad promueve la creación de este tipo de cervezas.

Río de Lumbre…

Es una IPA de la Costa Oeste inspirada en la experiencia de vivir bajo uno de los volcanes más activos de América del Norte: el Volcán de Fuego de Colima. Tiene una graduación alcohólica de 6.6%.

Río de Lumbre es la versión colimense de una IPA tradicional británica. Exalta aromas de diversos frutos tropicales como piña, mandarina y coco, que recuerdan a Colima.

El sabor del lúpulo es tan fuerte como un volcán (de ahí su nombre), mientras que la malta es mucho más sutil, ya que el carácter dominante es el del lúpulo. Además, se utilizó una levadura de la casa que permite sobresalir de manera limpia y balanceada los sabores de las maltas (Pale Malt & Melanoidin) y lúpulos (Sultana™, Sabro®, Simcoe®, CTZ & Centennial).

Por su intenso amargor, es una cerveza que va bien con platillos de sabores fuertes o picantes, ya que este amargor limpia el paladar para seguir disfrutando de la comida. Así que puede acompañarse con carnes rojas, hamburguesas, platillos que lleven cerdo, platillos con picante, tacos al pastor, pescado a la talla y platillos de comida mexicana.

Río de Lumbre está siempre disponible en Cebada Store Station, así que no se te pase darte una vuelta a la tienda virtual o a la tienda física, ubicada en José Guadalupe Montenegro 1975, Col. Americana, Gdl., Jal.

CategoriesRostros Cebada StoreStation

Cervecería de Colima: la esencia colimense en una botella (o lata)

Su nombre lo dice y su eslogan (“Nos gusta mucho ser de aquí”) lo reafirma: Cervecería de Colima ama su terruño. Y ese amor que tiene por su tierra, lo refleja en cada una de sus chelas, las cuales están inspiradas en todo aquello que caracteriza a ese pequeño estado costero del Pacífico: sus leyendas, su clima, su geografía, su fauna y flora, su gente, su modo de vida.

“Con cada una de nuestras cervezas buscamos transportar a la gente a lo que es Colima. Al ritmo de vida, a la vibra que se vive, a lo verde y lo tropical. Uno de los pilares más fuertes que tenemos dentro de la esencia de la marca es el orgullo por lo local, por eso nuestras cervezas cuentan algo sobre nuestro estado”.

Adriana Haro de la Torre, directora de marketing y comunicación de Cervecería de Colima.

Así es que, en cada lata que abres o en cada botella que destapas, no sólo te estás bebiendo una buena cerveza, sino también estás conociendo un pedacito de Colima. Por eso, no es raro que las chelas de esta marca se caractericen por ser refrescantes (la entidad es conocida por su calor húmedo y sofocante) y por tener aromas de frutas tropicales y cítricas.

Pero Cervecería de Colima no solamente se distingue por sus buenas cervezas (varias de ellas han ganado premios nacionales e internacionales), sino también por sus colaboraciones y su trabajo en pro del medio ambiente.

Una historia, una chela

La primera cerveza de esta marca fue Colimita (su chela más premiada) y su creación más reciente es Río de Lumbre. En total, cuentan con 6 cervezas de línea, 2 de temporada y 1 de celebración, las cuales puedes encontrar en Cebada Store Station. Sobre cada una de ellas, Adriana cuenta su historia.

Colimita. Es la forma cariñosa (en diminutivo) de decirle a Colima. Es la representación tropical de una lager alemana; muy fiel a su estilo, pero con toques tropicales en el manejo de los lúpulos. Si buscas una cerveza altamente bebible y muy refrescante para los calores del Trópico, ésta es la ideal.

Páramo. Su segunda cerveza en llegar al mundo, una american pale ale con aromas tropicales, cítricos y pasifloras. Está inspirada en la Comala de Juan Rulfo, de su novela Pedro Páramo. Es una cerveza muy clásica pero tropical.

Ticús. Es una chela oscura, una porter ligera y compleja al mismo tiempo. Es de color café tostado, con una espuma color crema y tiene notas a corteza de pan, frutos secos, chocolate y café. Se inspira en un ave del Trópico que es prima del cuervo. De hecho, la palabra “ticús”, como se conoce al ave, es un regionalismo.

Cayaco. Cerveza light con tan solo 95 calorías. Su nombre proviene de una palma muy alta que crece en la región de Colima, la palma de Cayaco. Se inspira en la sombra fresca de esta palmera. En su elaboración se utiliza arroz de la región para darle un toque todavía más limpio y refrescante. El sabor de la malta resalta con un aroma más floral.

Piedra Lisa. Esta session IPA se inspira en una leyenda local: la piedra lisa es una piedra volcánica enorme que fue expulsada en alguna de las erupciones volcánicas de hace muchos años y cayó en el centro de la ciudad. La leyenda dice que cualquier persona que resbale por la piedra lisa está destinada a volver o casarse con un colimense. Esta idea de regreso la retoma la cerveza porque se buscaba hacer una IPA que se pudiera disfrutar más de una vez. Tiene una baja graduación alcohólica y el amargor es menos invasivo, es muy floral y cítrica, con notas a mango, guayaba y toronja.

Río de Lumbre. Esta IPA de la costa oeste está inspirada en la experiencia de vivir bajo uno de los volcanes más activos de América del Norte (de ahí su nombre). Tiene aromas muy tropicales como piña, mandarina y coco.

Marabasco (cerveza de temporada). Una american weath ale, ideal para tomar con el calor de primavera, sobre todo con el calor de Colima. Es turbia, así que hay que agitarla un poco porque los sedimentos de la levadura se van al fondo de la botella.

Cabañuela (cerveza de temporada). Un estilo del invierno alemán, que combina maltas que aportan aroma y caramelo para una cerveza profunda. Con notas a cáscara de naranja agria, se puede tomar con casi toda la comida navideña que se prepara en México, como el pavo o los romeritos.

Colimota (cerveza de celebración). “Conforme cumplimos años, vamos cambiando el número. En esta ocasión, sería Colimota 7 y también cada año hacemos un estilo diferente”. Así que atentos, porque se viene una velita chelera más para esta marca.

“Nos gusta mucho ser anfitriones”

Con sus chelas queda muy claro que Cervecería de Colima ama su tierra y que le gusta compartirla, que los demás la conozcan. Y eso se extiende a sus colaboraciones, porque a ellos también les gusta ser anfitriones: invitar a otras cervecerías a conocer y disfrutar Colima.

“A esto le llamamos sesiones. Hemos hecho sesiones volcánicas, con cervezas que tienen el tema del volcán; cervezas con el tema del trópico; cervezas con frutas tropicales. Hicimos una sesión con tema del Pacífico e invitamos a cervecerías que tuvieran algo que ver. Entre ellas estuvo una de Japón, que tuvo como resultado una cerveza con ingredientes de ese lugar del mundo. Idealmente las hacemos una vez al año”.

Además de estas sesiones, la marca tiene otras colaboraciones con un carácter más social. La primera es Vale Bale, cerveza hecha junto con Yakima Chiefs Hops, Bale Breaker Brewing Co. y Cerveza Loba, cuyas “utilidades se van para apoyar a los migrantes que están en la cosecha y producción de lúpulos en EUA, que buena parte de ellos son de Jalisco y Colima”. Y la segunda es el proyecto Impetuosa, “una colaboración entre mujeres para crear una cerveza que conmemore el 8 de marzo y que represente la búsqueda del cambio en la industria para que esta sea más equitativa en cuanto a género”.

Comprometidos con el medio ambiente

Como buenos enamorados de lo colimense, Cervecería de Colima cuida y protege su estado. Es una empresa comprometida con el medio ambiente e incluso cuenta con un departamento enfocado únicamente a la sustentabilidad.

Ha logrado, por ejemplo, reciclar cerca del 90% de sus residuos; contar con un centro de acopio de vidrio (el cual integra a sus procesos de producción) y con un centro de captación de agua, el cual hace que no disponga del líquido vital proveniente de pozos durante tres meses; tener una política de cero unicel dentro de la planta; y ser la cervecería artesanal más eficiente en cuanto al uso del agua.

Pero ahí no acaba su compromiso, pues también ha puesto en marcha un proyecto para reverdecer la zona norte de Colima, que es la principal captadora de agua en la entidad. Por medio de “Volcán de Fuego, Montaña de Agua”, la cervecería ha implementado diversas acciones para la reforestación, mantenimiento y seguimiento de las áreas verdes. Por cierto, ya ha logrado reforestar 2021 hectáreas.

“Plantamos diferentes especies de árboles que permitan una mejor captación de agua hacia los acuíferos. También estamos en comunicación con las comunidades cercanas para que mejoren sus prácticas pastoriles, y tenemos corredores biológicos”.

¿Qué sigue?

Los planes de Cervecería de Colima son varios. El primero es la celebración de su aniversario, para el cual se viene la creación de Colimota 7; pero también buscan seguir impulsando el proyecto de Impetuosa y retomar sus sesiones de colaboración (que por la pandemia debieron detenerse).

Para seguir cuidando de su estado, ya están en pláticas con otras empresas para sumarlas a su proyecto de reforestación y ampliar la meta de hectáreas reverdecidas.

Por último, tienen en la mira la ampliación de su Club Colima, suscripción para conocer y probar cervezas experimentales, y el posicionamiento de sus nuevas bebidas: hardseltzer Mauka y agua de volcán Lahar.

“La pandemia sin querer nos abrió muchas puertas con estos nuevos hábitos de consumo. Hizo que muchas personas le dieran una oportunidad a las cervezas artesanales por primera vez, y nosotros les dimos una buena bienvenida”, cierra Adriana.

Encuentra todas las chelas de Cervecería de Colima en Cebada Store Station. Visítanos en la tienda física en Guadalupe Montenegro #1975, Colonia Americana, Gdl., Jal. Y síguenos en Instagram para conocer más historias de nuestra tribu cervecera.